Home Historial Ministerio

Pastor Carlos Cañete

 

Fue por los años 1970 cuando recibí los primeros conocimientos del evangelio, en esa iglesia éramos 1600 Hnos. Perseveré como diez años en la iglesia metodista Pentecostal que presidía el entonces Pastor José Alfredo Ramírez.

Fuí llamado a los  estudios Bíblicos y nombrado para evangelizar la cárcel pública y luego llegué a ser Jefe mayor de los predicadores de dicho lugar. Yo sacaba y ponía los predicadores de acuerdo a la visión que tenía en esos días.

Luego llegué a ser guía de una de las clases (cultos). Tuve una iglesia que tenía por nombre San Juan Ema Rosa. Donde comencé la obra sin hermanos hasta llegar a los 60 Hnos. fui enseñado a trabajar duro en la obra como un misionero.

Fue en 1980 cuando recibí los primeros conocimientos del mensaje del tiempo del fin. Pero mi decisión fue tomada en el año 1981 y por amor a este mensaje deje mi trabajo para vivir en las montañas este glorioso mensaje.

La palabra revelada de este mensajero era lo que mas amaba. Pero en cuanto a la vida y a las enseñanzas no podía olvidar ese verdadero evangelio Pentecostal. En Laguna Verde tenían la letra del mensaje, pero les faltaba el espíritu de esa palabra.

En medio de esos buenos hermanos pase tantas cosas bellas y otras muy feas, días de oración días de ayuno y de grandes batallas. Pero el mensaje de William Branham de seguro venía del cielo. Viví tantas experiencias que algunas de ellas las entenderé mañana.

Fue en 1984 cuando algo muy parecido a mi iglesia Pentecostal apareció en nuestro medio y fuimos enseñados a recibir una experiencia con el bautismo del espíritu santo como en Pentecostés. (Pero en el mensaje) Un día  12 de octubre de 1984 recibí mi propia experiencia.

 

Fue en 1985 cuando Dios me sacó de Laguna Verde con su mano poderosa. Experimente sin  saberlo en ese lugar tres años y medio tipo de los mil doscientos sesenta días. Desde allí quise perseverar en algún culto en Santiago o en el sur de Chile pero Dios me guío ha hacer su voluntad.

 

Con mi esposa nos pusimos bajo mucha oración, y el señor puso en mi corazón abrir una obra en este mensaje en Santiago de Chile. Entonces hable con los ministros del sur de Chile. Y me señalaron  que hablara con el Pastor Pedro Peralta D.

 

Después de una larga conversación me indico que para el no había problemas, Pero en donde yo quería levantar una obra estaba el pastor Jorge Flores A. Fui y hable con Jorge Flores A  para ver si había algún impedimento para levantar esa Obra.

Después de hablar con este siervo de Dios el no podía entender como era que deseaba levantar una obra sin tener hermanos. Porque el tenia entendido que para pastorear una obra lo primero que se necesita es tener ovejas. Yo le dije que fui enseñado a trabajar de corazón en la obra y Dios haría el resto.

Comencé en casa de mi amigo y hermano Ricardo Coderch Consterla. Todo lo que hacia era sin entender que era escritural. Porque Pablo fue a los que eran ministros antes que el y le dieron la diestra de compañerismo. Desde entonces Dios me ha dado mis propios convertidos.

Agradezco a mi señor que no me ha dado espíritu de Nicolaísmo ni me ha hecho un expansionista. Tengo muchos amigos en el extranjero, he viajado por varios países. Pero mi único anhelo es que en Cerro Navia seamos un pueblo humilde y en compañerismo absoluto con la palabra de la hora.

Admito que no soy el más santo ni el más perfecto de todos los siervos de Dios, pero soy un hombre de Dios que ha oído la voz de Dios y la ha seguido. He perseverado En las buenas y en las malas, he pasado por muchas batallas y he sobrepasado muchas corrientes doctrinales, pero mi señor ha estado conmigo.

Mis amigos y hermanos: pienso que he cometido muchos errores y he fallado muchas veces. Pero me mantengo mirando al Dios misericordioso, y no mirando a mis debilidades o mis flaquezas. Ruego a Dios me perdone por mis muchas fallas.

Siento mucha vergüenza por haber perdido a preciosos hermanos que ya no están conmigo bajo mi ministerio. Porque no todos ellos han sido malos creyentes, Mi falta de entrega a Dios, mi falta de oración y mi propia naturaleza de mi carácter muchas veces  me ha traicionado.

 

Pero amo este mensaje con todo mi corazón y deseo cada día entregarme para Dios y para mis Hnos. clamar y gemir en busca de una completa liberación. Y sabemos que este mensaje tiene todos los potenciales para ser libres.

 

Me siento un creyente que cree la totalidad de la palabra y donde el profeta hablo yo hablo, donde mi profeta guardo silencio yo quiero guardar silencio. La palabra completa trae una completa liberación. Ruego ha vosotros estar orando para que podamos entrar en una completa comunión con el espíritu santo de Dios…